images 11

SÍNDROME PREMENSTRUAL

El síndrome premenstrual es un  conjunto de signos y síntomas recurrentes que aparecen durante los 7 a 14 días previos a la menstruación. Los síntomas típicos son: cansancio, tensión, irritabilidad, depresión, dolor de cabeza, dolor e hinchazón mamaria, dolor de espalda, distensión abdominal y edema de dedos y tobillos.

El síndrome premenstrual se divide a su vez en cuatro variantes:

  • Se caracteriza por ansiedad, irritabilidad, aumento del apetito y tensión nerviosa. Se observa un aumento de los estrógenos y una disminución de la progesterona.
  • Dolores de cabeza, depresión, fatiga, mareo, palpitaciones e ingesta insaciable. Se observa un aumento de la secreción de insulina.
  • Con depresión, llanto, pérdida de memoria, confusión e insomnio. En estos casos se detecta una elevación del cortisol.
  • Caracterizada por retención de líquidos y la consiguiente ganancia de peso, extremidades edematosas, tensión mamaria y distensión abdominal.

En todos los casos, aparte de corregir la permeabilidad intestinal y la disbacteriosis, presentes siempre en un gran porcentaje de estas pacientes, es interesante suplementar con Taurina, pues reduce los edemas al ejercer un efecto diurético, reduce los niveles de estrógenos y aumenta la concentración intracelular de magnesio, mineral que ha demostrado ser de gran ayuda en estos casos.

La Vit. B6 también ayuda en estos casos, se puede combinar con el resto de vitaminas del grupo B para un mejor efecto.

También se puede añadir la Vit.  E  es otro de los grandes aliados del bienestar femenino. No debemos olvidar tampoco reducir la cantidad de carbohidratos en la alimentación pues no hay nada tan diurético como reducir la ingesta de carbohidratos. Además este tipo de dietas alivian la ansiedad y reducen los cambios del humor.

La normalización del perfil de ácidos grasos es una estrategia terapéutica muy utilizada en estos casos para normalizar la producción de prostaglandinas, pero nunca nos cansaremos de repetir que no tiene sentido administrar ácidos grasos, tango omega 3 como omega 6 si no se monitoriza su ingesta mediante un perfil de ácidos grasos que ratifique que la suplementación está surtiendo efecto y se produce el equilibrio deseado.

No es recomendable en ningún caso suplementar con aceites de onagra o borraja (tan utilizados), si no se vigilan estrechamente los niveles de ácido araquidónico, pues el ácido gamma linolénico contenido en dichos aceites puede aumentar los niveles de la benéfica prostaglandina, pero también de ácido araquidónico, aumentando por tanto la inflamación.

En este sentido debemos resaltar que aparte de parásitos, se suelen encontrar en útero varias familias de bacterias patógenas, siendo las más frecuentes: mycoplasma hominis, ureaplasma urealyticum, escherichia  coli, gardnerella vaginalis, chlamydia trachomatis y diversas cepas de bacterias anaeróbicas. Estos patógenos generan una inflamación del útero y tejidos adyacentes provocando la sintomatología del síndrome premenstrual.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies