Terapia de la Dra. Clark

FLORES DEL MEDITERRANEO

LAS ESENCIAS FLORALES DEL MEDITERRÁNEO:

Con posterioridad los trabajos del Dr. Edward Bach han proseguido las investigaciones sobre las cualidades energéticas de multitud de flores, lo que ha dado lugar al desarrollo de diferentes sistemas florales en distintos puntos del planeta. Estas esencias las denominamos de “Nueva Generación” y aquí presento las correspondientes al sistema de Esencias Florales del Mediterráneo.

01 – AGAVE REAL:

Muy indicada para esquemas de comportamiento típicos de la inmadurez como: malhumor, impaciencia, ira y resentimiento. Estimula la paciencia, la madurez y la comprensión. Incrementa la independencia, el coraje y las ganas de luchar frente a las dificultades. Estimula la eliminación de vibración densa en el campo electromagnético. Equilibra la resonancia masculina correcta en ambos sexos. Aumenta la capacidad bioenergética frente a cambios repentinos de orden climático, telúrico o gravitacional.

02 – AJO SALVAJE:

En la turbación y los miedos de carácter general, la inseguridad, la sensación de nerviosismo y la tendencia al temor incontrolable. Estimula la resistencia bioenergética al reducir la incertidumbre. En las tensiones a nivel del plexo solar. Externamente es repelente energético de insectos. Ayuda a repeler “energías parásitas”. Fortalece la capacidad de destrucción de formas-pensamiento negativa.

03 – ALBARICOQUE:

Para la agitación mental cuando hay sensación de estar sobrepasado o saturado a nivel psicoemocional. Para la sensación de impureza interior y para los cambios bruscos de temperamento. Facilita el entendimiento de conceptos como ternura, dulzura. Util en desarreglos emocionales que tengan que ver con el azúcar y la acumulación irregular de grasas.

04 – ALGODÓN:

Para las personas que se sienten poco queridas; ayuda a atenuar la tensión por este motivo. Ayuda a las personas excesivamente dogmáticas a entender la posición ajena. Muy útil en la incidencia emocional de las pérdidas de cabello.

05 – ALMENDRO:

En todos los temores y bloqueos emocionales que tengan que ver con el desarrollo y la madurez; niños que “no quieren crecer”, ancianos que “no quieren envejecer”. Util en todo problema que tenga que ver con la maduración. De gran utilidad en aplicaciones cosméticas.

06 – AMARANTO:

Útil en estados psicológicos alterados; en situaciones de miedo a la degeneración mental y miedo a volverse loco. Equilibra los conflictos de miedo a desequilibrios cerebrales. Favorece la atención y la concentración. Util en desequilibrios de origen psico-emocional. Calma el miedo a los estados alucinatorios.

07 – ARNICA:

Ayuda en situaciones de trauma emocional, sobre todo cuando hay pérdida de referencias y aturdimiento o pérdida de sí. Muy útil como primera esencia a utilizar en procesos de reequilibrio emocional después de un excesivo consumo de drogas, medicamentos u otras sustancias que puedan producir adicción, incluso las consideradas socialmente inofensivas (cacao, café, etc.). De ayuda en bloqueos bioenergéticos por abstinencia.

08 – BOTON DE ORO:

Para aquellos que se ven pequeños e insignificantes respecto a los demás. Ayuda a reconocer el justo valor de uno mismo. Util en situaciones de falsa resignación y en complejos de inferioridad y baja estima. En conflictos de desvalorización. De utilidad en el miedo a la debilidad física.

09 – CALABACIN:

Estimula los aspectos femeninos de la persona, como pueden ser la creatividad, la receptividad, la delicadeza. Ayuda en los desarreglos emocionales relacionados con los ciclos de la mujer. Util en problemas derivados del miedo a la gestación, por lo que ayuda a armonizar los embarazos. Para problemas de identificación sexual (especialmente en la adolescencia).

10 – CLAVEL DE INDIAS:

Para problemas de escucha y atención. Util para los niños que se aíslan y sufren retrasos por esto. Ayuda a oír la “voz interior” y a tener más confianza en el propio criterio. Para personas que se sugestionan o atormentan por problemas de audición. En meditación ayuda a alcanzar mayores niveles de autoescucha. En shocks causados por tener que oír cosas desagradables. Para el miedo a oír extrasensorialmente.

11 – CONSUELDA:

Ayuda en problemas de atención relacionados con la motricidad y por lo tanto, es útil en la coordinación psico-motora (niños, atletas, yoghis, etc.). Refuerza la atención, repercutiendo en la memoria. Atenúa el miedo y la angustia que se puedan derivar de problemas motores o descoordinación física. Fortalece la simbiosis cuerpo-mente.

12 – CONSUELDA MENOR:

Despierta el deseo de curación y estimula los resortes de autosanación (convalecencias). Ayuda en las transformaciones de la vida y en la aceptación de lo que se es. Util en ayunos, tanto si son voluntarios como si no, ya que incrementa la capacidad de “conservación energética” (nivel vital electromagnético).

13 – COPA DE LOS ANGELES:

Aumenta los niveles de intuición y perspicacia en la observación (diagnósticos, toma de decisiones, etc.). Mejora la capacidad de identificar la raíz de los conflictos. Ayuda en la capacidad de síntesis y la lucidez de pensamiento. Util para reducir la “hipnosis” y “linealidad” mental que provocan los abusos de informática y TV. Para el sentimiento de descontrol y el excesivo sentido de desgracia o destino negativo. Incrementa el sentido de inocencia y “protección”. Clarifica el sentido de lo vocacional.

14 – CORAZONCILLO:

En relaciones posesivas y separaciones dolorosas. Ayuda a soltar, a dejar partir, es una esencia para el desapego. Remedio para los celos. En asuntos que tengan que ver con tensiones o rompimientos afectivos; “en los asuntos del corazón”. Suaviza las tensiones emocionales en personas que temen enfermar del “pecho” (corazón, pulmones, etc.).

15 – COSMOS:

En la introversión. En los miedos a expresarse, a hablar en público, etc. Util en los aspectos emocionales de la tartamudez y otras disfunciones o retrasos del habla. Refuerza la capacidad de comunicación y la comunión entre el comunicador y el oyente. En las emociones reprimidas y “ahogadas” en la garganta. Mejora todo lo relacionado con la expresión (canto, enseñanza, comunicación, etc.).

16 – DIENTE DE LEON:

En las tensiones físicas de origen mental y emocional. Muy aconsejada su utilización (externa) en masajes o cualquier otra práctica fisioterapéutica (quiropraxia, osteopatía, reflexología, etc.). Es frecuente añadir esta esencia a geles o aceites de masaje. Puede ser útil en identificar los conflictos emocionales relacionados con las tensiones fisiológicas.

17 – DON DIEGO DE DIA:

Ayuda a liberar hábitos autodestructivos como la drogadicción, la alimentación compulsiva, la adicción a los riesgos, la ludopatía, etc. Favorece un mejor entendimiento y uso de la fuerza vital. Util en el denominado “sueño cambiado” (sin sueño en la noche, somnolencia en el día). De ayuda en largos viajes y cambios horarios. En las adicciones o dependencias psicológicas de cualquier orden.

18 – ENELDO:

En estados de tensión relacionados con la vida acelerada de las ciudades, así como los causados por un exceso de “información”, tanto intelectual como por la impregnación energética de otros. Para las situaciones de tensión a causa del hacinamiento. Suaviza los cambios de humores repentinos. Ayuda en lo que tenga que ver con problemas de asimilación de información (estudios), tanto en rendimiento normal como problemático. Para el exceso de estimulación de los sentidos.

19 – EPILOBIO:

Ayuda a restaurar las consecuencias emocionales debidas a grandes traumas. Ayuda a reconstruir la energía deteriorada (nivel electromagnético). Muy útil para armonizar y limpiar lugares. Muy indicada en: veterinaria, botánica, revitalización de la tierra y limpieza de gemas y minerales, dadas sus cualidades de recuperación de energía. De acción armonizadora en meridianos y sistema reticular.

20 – ERINGIO AZUL:

Remedio para la soledad, el desencanto, la desolación y los procesos de turbación que preceden a los grandes cambios. Vitalidad, fuerza, protección ante la adversidad. Luz en la oscuridad. Cuando hay pérdida del sentido de la vida y de la alegría. Estimula una mejor respuesta ante las severidades climáticas y los rigores ambientales.

21 – ESPINO BLANCO:

Para la tensión y la pena extrema causada por la pérdida de un ser querido o separaciones extremadamente dolorosas. Ayuda a liberar ataduras emocionales. Para el miedo a la muerte, miedo a dormirse y no despertar, etc. Puede atomizarse en spray en los lugares de duelo. Ayuda a dejar partir en paz a los seres queridos.

22 – GIRASOL:

Para las personas egocéntricas y vanidosas. Ayuda en el entendimiento de los problemas ajenos. En los conflictos del ego y los derivados de una inadecuada visión de la imagen paterna o arquetipo solar; y que pudieran tener relación con tendencias a ganar peso. Ayuda en la asunción del rol paterno. Realinea la energía a lo largo del tronco. Util en geopatías y problemas radiactivos menores.

23 – JAZMIN:

En problemas de “inundación emocional” y sensación de “agua o mucosidad en el cuerpo”. Estimula la búsqueda del propio camino y el sentido de lo trascendente. Ayuda a despertar a otro modo de “ver”. Activa energéticamente un nódulo denominado “simiente” por los tibetanos; fundamental en el “despertar” o “cambio de perspectiva”.

24 – LAVANDA:

Para personas hipersensibles. Ayuda a integrar el nivel ordinario de vida a las inquietudes espirituales o transcendentes. Para personas que se sienten impuras. Se puede atomizar para armonizar lugares. Libera o suaviza las diferencias, energéticas o de carácter, entre dos personas. Es muy útil en adopciones, para aproximar energéticamente a niño y familia adoptiva.

25 – LILA:

Para personas rígidas; da sentido de la flexibilidad. Util en cualquier manifestación de rigidez emocional, que pueda tener consecuencias orgánicas. Ayuda a la circulación energética en los meridianos, sobre todo a lo largo de la columna. Para el miedo a la rigidez.

26 – LIRIO MARIPOSA:

Es la flor para los conflictos con la figura materna. Libera la conflictividad de la “vinculación materna”, tanto cuando ésta se da por frialdad o indiferencia, como por exceso de apego y dependencia. Ayuda, recíprocamente, a “dejarse partir” en paz y agradecimiento. Estimula el sentimiento materno, ayudando así a armonizar embarazos o a remediar la posible desatención de los hijos. Muy útil en las heridas o traumas derivados de la relación materno-filial (abandono, fallecimiento, divorcio, aborto, etc.).

27 – MALVA:

Para las resistencias al cambio; ayuda a aceptar los cambios. En las alteraciones emocionales asociadas a los cambios (menopausia, pubertad, etc.). Favorece la apertura hacia el exterior. De utilidad en los conflictos relacionados con la inmovilidad y el sedentarismo.

28 – MANZANILLA:

En las perturbaciones emocionales relacionadas con el mal dormir y el sueño inquieto. Suaviza la sensación de “tensión” o nerviosismo en general y particularmente las que se ubican en el abdomen. Mejora la capacidad de concentración, aumentando la lucidez. Da buen resultado en técnicas de meditación. Util en niños inquietos y de sueño intranquilo.

29 – MILENRAMA:

Protege de influencias negativas externas, tanto psíquicas como naturales (telúricas) de intensidad media. Igualmente ayuda en el exceso de radiación electromagnética (TV, computadoras, transformadores, royos X, microondas, etc.). Aumenta la protección de influencias o disturbios psicoemocionales (conflictos familiares, discusiones, malos tratos, etc.). Se puede atomizar en ambientes con este fin. De utilidad en la protección energética y psíquica del terapeuta.

30 – MUERDAGO:

Para conciliar el ”mundo interno” con el “mundo externo”. Ayuda a aliviar y entender conflictos internos de naturaleza aguda y que podrán desembocar en una mayor fragilidad frente a procesos degenerativos. En el miedo a enfermedades severas.

31 – NO ME OLVIDES:

Para el sentimiento de estar abandonado y dejado a su suerte. Cuando hay sensación de ser un “paria”. Para los pensamientos negativos repetitivos. Ayuda a ordenar datos y recuerdos (memoria); potencia la sensación de lucidez y claridad mental y ayuda a rescatar problemas enterrados en el subconsciente. Libera la “memoria celular” de pánico o miedo severo debidas a acontecimientos traumáticos.

32 – PASIONARIA:

Incrementa la calma y la serenidad. Ayuda a la apertura a otros niveles de consciencia, permitiendo un mejor entendimiento de la dimensión espiritual. Para personas hipersensibles y con sentido constante de desubicación. Estimula la búsqueda de la renovación interna más allá de lo egoico; llevando a entendimientos mayores de la compasión y la humildad.

33 – ROSA SYRIA:

Estimula intensamente, la búsqueda de la sinceridad y la sencillez internas. Incrementa la capacidad de tomar perspectiva de sí mismo y por lo tanto, de lo que uno “no es”, ayudando a entender las repeticiones de “jugadas” y patrones heredados. Libera del sentimiento de culpa. Es una esencia catalizadora y potencia la acción de otras esencias florales. De gran ayuda emocional en todo tipo de situación de crisis o emergencia, pudiendo sustituir al “Remedio de Rescate”. De acción desbloqueadora cuando otros remedios no actúan.

34 – RUDA:

Para los pensamientos o miedos indeseables y difíciles de erradicar y que llegan a establecerse como “dialogo interno repetitivo” de duda y desánimo. Para estados obsesivos que pueden conducir a riesgo de accidentalidad. Miedo o ansiedad por lo que no se ve. Miedo o intranquilidad nocturna. Muy eficaz en todo tipo de agresiones psicoenergéticas que puedan dañar mental y anímicamente. Igualmente eficaz en cansancios o pérdidas importantes de vitalidad sin explicación razonable. Aumenta el control mental sobre la negatividad.

35 – SABILA:

Para los caracteres tiránicos e iracundos. Ayuda en la regeneración de estructuras sutiles, especialmente en roturas del campo electromagnético. Es un excelente “reparador y cicatrizante” de estructuras energéticas internas y externas. Incrementa la capacidad de transferencia energética a través de la piel. Util en la tendencia a engordar por exceso de ira (parte superior del tronco).

36 – TREBOL ROJO:

Para conservar la calma frente a los acontecimientos colectivos, tanto de exaltación como de histeria. Ayuda a desimplicarse de las influencias colectivas y a mantenerse en equilibrio frente al “inconsciente colectivo”. Mejora la capacidad de reacción. Se aconseja pulverizar en ambientes agitados o convulsionados. Muy útil para mantenerse independiente de influencias mentales externas. Da serenidad frente a situaciones de desastre.

37 – TUNA:

Mejora el sentido de autosuficiencia y autoconfianza. Equilibra la resonancia femenina correcta en ambos sexos. Ayuda en la unión constructiva de la pareja, siempre que sea factible. Da sentido de concreción y “toma de tierra”. En combinación con el Agave Real, restituye el sentido de “Pareja y despierta la capacidad de “compartir” frente a “competir”. Mejora la resistencia frente a rigores ambientales o falta de nutrientes.

38 –VICTORIA REGIA:

Sutiliza el nivel de pensamiento y de percepción. Desbloquea y estimula extraordinariamente la circulación energética entre pies y cabeza, por lo que puede ser usada puntualmente en técnicas de meditación. Sin embargo una de sus virtudes fundamentales, es la de ser de gran ayuda para las personas en trance de muerte física. Libera del miedo a la transición y a la desaparición. Da serenidad y paz tanto en situaciones de grave agitación, como en el proceso de muerte. Para los grandes cambios interiores.

39 –ZANAHORIA SALVAJE:

Armonizador de conflictos relacionado con el sentido de la vista, mejora la capacidad de “visión” aunque la persona tenga disminuida su capacidad visual. Incrementa la capacidad de percepción de los niveles sutiles. Ayuda a suavizar la excesiva estimulación mental y mejora el proceso lógico. Tiende a armonizar conflictos emocionales asociados a “visiones alucinatorias”.

40 – ZINIA:

Es el remedio de la risa. Despierta el lado infantil, el “niño interior”, el juego y la risa. Incrementa la capacidad lúdica y relaja las tensiones “serias” de la vida. Da sensación de ligereza y trivialidad, en la vida cotidiana. Hace perder el miedo a la vida. Muy interesante su utilización en todo tipo de enfermedad, ya que ayuda a la distensión y despreocupación a través de las ganas de reír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


María Teresa Conejo Ortiz – Terapeuta especializada en la Terapia Clark

Soy Naturópata y Terapeuta Clark, después de haberme especializado desde hace 8 años especificamente en esta terapia, he comprobado su eficacia en la mayoría de mis pacientes, dentro de España como fuera de ella, en Europa (Francia, Inglaterra...)

Para recibir una notificacion vía E-mail de mis nuevos artículos ingrese su correo aquí: