Terapia de la Dra. Clark
EL AUTISMO

EL AUTISMO

yeyEl autismo es el nombre que le dan a una enfermedad que afecta principalmente a niños. Desde la edad de 2 años, van apareciendo los síntomas de esta enfermedad.

El niño  manifiesta un  estado de conducta anormal. Deja progresivamente de pronunciar las pocas palabras que en esta edad tan temprana aprendió, utilizando los gestos o sonidos para expresar sus deseos. Se comporta de forma extraña, como evadido o en otro mundo, cuando le hablas no reacciona. Suelen ser niños “hiperactivos”, que no paran quietos, inquietos, intranquilos, excitados o inconscientes del mundo que les rodea.

¿Por qué a los 2 años de edad empiezan estos síntomas? No es qué empiece a esta edad sino que es cuando los padres se dan cuenta que su hijo no evoluciona correctamente, como los demás niños de su edad. Esta edad es fascinante, es cuando el niño empieza a hablar, con frases más coherentes, a descubrir el mundo en el que vive, a preguntar, etc… Pero cuando el niño no actúa de forma normal, es cuando los padres empiezan a sospechar que algo anormal está sucediendo.

En mi consulta, practico la Terapia de la Dra. Hulda Clark quien trató y curó a niños afectados por dichos síntomas. A continuación os detallo lo que opinaba la Dra. Hulda Clark sobre esta enfermedad y cómo trató a varios niños afectados por “Autismo”. Descrito en la página 263 de su libro “La Cura de todas las Enfermedades”. Aquí voy a dejar un enlace en el que podréis informaros de la doctora Hulda Clark

En los distintos casos de niños afectados por el autismo que he tratado, después de testar la muestra de la saliva con el Sincrómetro, siempre encuentro Metales Pesados acumulados en el Cerebro, concretamente el Mercurio y el Aluminio. Estos metales pesados han debilitado la barrera encefálica que protege el Cerebro, lo que ha permitido que los parásitos la atraviesen para poder alojarse en el cerebro. Concretamente el Ascaris y sus larvas.

Es difícil imaginarse un cerebro tan pequeño repleto de tóxicos y parásitos. Pero así es. Con el Sincrómetro detecto exactamente el lugar exacto dentro del organismo dónde se encuentro los tóxicos y patógenos.

Aún más, dentro del Cerebro, voy indagando en qué parte están acumulados los metales pesados para poder extraerlos con homeografías: como en el Diencéfalo, Cerebelo, Pituitaria, Hipotálamo, Sustancia Negra, etc… También suelo encontrar otro parásito, pero un Trematodo como la Fasciola Hepática en Hígado, que acompaña al Ascaris, pero en casos de más edad, en niños de 4 y 8 años o más.

Es increíble cómo van evolucionando cada uno de ellos, lógicamente desparasitando y desintoxicando su organismo con la Terapia de la Dra. Hulda Clark.

Austimo: Libro La Cura de todas las enfermedades ahora con otro título: “La curación es posible” reeditado en el 2009 y  dónde aparezco en la lista de  Terapeutas Clark.

“Los desórdenes del cerebro en los infantes sugiere un defecto genético inherente. Una cantidad de parásitos y tóxicos están queriendo pasar al nonato a través de la placenta. También pueden hacerlo algunos virus y bacterias.  La acumulación de plomo es apreciada siempre en niños con autismo. ¿Fue éste adquirido antes de nacer?

El Mercurio puede ser transmitido de la madre al hijo también, si las amalgamas de mercurio no se quitaron antes del embarazo, reemplácelas tan pronto como pueda (nunca durante el embarazo, ya que  la cantidad de metal que absorbverá será mayor).

 Los parásitos más comunes, tales como el Áscaris, los Strongiloides, las Trichinellas, fácilmente entran a la barrera cerebral o al cerebro. Están presentes en el polvo. El polvo entra a los edificios vía  zapatos. Los zapatos llevan desechos animales. No dejen que los niños se pongan los zapatos ellos mismos, hasta que hayan aprendido a evitar tocar las suelas.

No deje que los niños se revuelquen en el suelo de los edificios públicos, aunque esto se vea normal. No deje los zapatos en la alfombra o en la mesa. Un hábito mejor, es dejar los zapatos en la puerta. Una vez que los parásitos hayan encontrado su camino en el cerebro del niño, va a ser más difícil reenfocarlos a otro sitio de dónde pertenecen. Deben ser matados todos repetidamente, ya que hay reinfecciones diarias al poner las manos en la boca. Todos los miembros de la familia deben matar estos parásitos semanalmente, para proteger al niño del autismo. Cuando el plomo y los parásitos se han mantenido fuera durante varias semanas, el niño puede llevar una vida normal.

No he tratado suficientes casos para apuntar de forma particular el problema de los parásitos o de los contaminantes. Por esta razón, usted debe de hacer una limpieza total del cuerpo, del ambiente,  de la boca y de la dieta (especialmente de solventes y hongos).

León Dickson, edad 10 años, era normal al nacer, pero comenzó a gatear y caminar demasiado tarde. A la edad de tres años y medio comenzó con desmayos y también había sido diagnosticado con autismo. (Los desmayos eran causados por las larvas de áscaris que probablemente comenzaron su ruta hacia el cerebro). Comenzó con fenobarbital; cambió a dinantil, después 2 fármacos fueron probados. Ahora estaba con Tregretol y Depacote. La madre nunca utilizó medicamentos antináuseas durante su embarazo, ni cafeína, ni alcohol, o nicotina, ni siquiera una simple aspirina. A pesar de  estas medicinas, el niño tenía dolores de cabeza, continuaba con sus desmayos, los cuales hacían difícil  y discontinuo su sueño y ni siquiera trataba de hablar.  Vomitaba mucho. No tomaba píldoras o gotas (ni hierbas mezcladas con miel). Y nuestro remedio de eliminar patógenos con un generador de frecuencias no se había descubierto.  No pudo matar sus parásitos ni sus Shigellas. Su cerebro estaba lleno de talio (no había Mercurio), pero también tenía larvas. Estos tal vez hayan sido introducidos por los bastoncillos en el oído y por productos esterilizados que tenían mercurio. 

La comida favorita de León era pollo asado, que comía todos los días, así como 2 huevos al día.  Excluimos el pollo, tocino, patatas fritas,  conservantes y colorantes en los alimentos,  la jalea de uva y la mermelada de fresa. Un mes más tarde no había mejoría, ni siquiera había sido posible matar sus parásitos con la receta herbaria. Se cambió la dieta, lo cual fue extremadamente difícil; el niño seguía llorando y pidiendo sus alimentos anteriores a gritos, su comida basura, toda la familia estaba enojada por estas restricciones. Pero motivamos a la madre a apegarse a esto, le cambiaron de niñera, una a la que  pudiera obedecer, y le pudiera dar  algunas hierbas de parásitos  así como ácido tiótico (100mg con miel para sacar el plomo). La primera semana la nueva niñera tuvo éxito, haciendo que el niño tomara el ácido tiótico. Tuvo solamente un desmayo esa semana. Esto motivó a la madre a reforzar el programa desparasitante y a seguir las reglas dietéticas. Después de un mes, el niño comenzó a escuchar y tratar de dar forma a los sonidos.

El problema con los huevos es que están contaminados con Salmonellas. He encontrado como quiera que sea, que fuera de los huevos, en la cáscara y en el cartón siempre están contaminados con esta bacteria. La manera segura de manejar un huevo es, sacarlos del cartón y volver a meterlos en el refrigerador, entonces lavar las cáscaras y sus manos antes de romperlos. Los huevos también contienen malvina, un detonador de los desmayos.

Kirk Peeples, tenía 5 años, no decía ninguna palabra y llegó al punto de solamente pronunciar un “mmm” para decir lo que quería (usualmente comida).  Estaba en una escuela especial y lo estaba haciendo bien, tenía el cerebro intoxicado con glutamato monosódico, y antioxidantes del tipo  de BHT y BHA acumulados en él. Entre otras palabras, el hígado no estaba desintoxicando estos químicos alimentarios. Al mismo tiempo, no encontré toxinas de los hongos; pensé que estos tóxicos o estos solventes eran los responsables de que el hígado no pudiera desintoxicarse, se le dieron gotas homeopáticas  por un alergólogo alternativo. El resultado fue inmediato para desensibilizar el hígado. En una semana empezó a decir nuevos sonidos y a manejar una lista de palabras como “caja”. Después de matar los parásitos con el programa herbal por un periodo de 4 semanas, podía hablar hasta 19 palabras. Los padres estaban felices. Se eliminaron las toxinas de la casa, pero su hijo pudo decir cosas y los padres amaban cada nuevo sonido que salía de su boca. En 2 meses estaba diciendo palabras de 2 sílabas y construyendo frases. Ya no nos necesitaba más (estaba bajo tratamiento homeopático con gotas para las tiroides también).

Geoff Berkel, fue diagnosticado de autismo. Estaba infectado con varias especies de áscaris, (tenía una mascota, un perro) comenzó con el programa desparasitante herbal; un poquito menos que la dosis de los adultos (los jarabes para niños no son tan efectivos). Estaba intoxicado con Mercurio también, tenía 2 ó 3 endodoncias que tuvieron que ser sacadas. También se le retiraron todos  los alimentos con colorantes, glutamato monosódico, pollo y huevos.  Los padres hicieron esto bastante rápido, y me llamaron para decirme que su hijo se había vuelto totalmente normal,. Pero preferían que las buenas noticias no se extendieran a su grupo de apoyo de autismo, porque tenían miedo a ser criticados por su enfoque poco ortodoxo.  Sólo en E.EUU pueden ocurrir estas cosas”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


María Teresa Conejo Ortiz – Terapeuta especializada en la Terapia Clark

Soy Naturópata y Terapeuta Clark, me especialicé hace 7 años específicamente en esta terapia natural, comprobando su eficacia en la mayoría de mis pacientes y he tratado ya a más de 400 dentro y fuera de España.

Para recibir una notificacion vía E-mail de mis nuevos artículos ingrese su correo aquí: