Terapia de la Dra. Clark

2ª parte: MUTÁGENOS Y CARCINÓGENOS EN BOCA

2ª parte: MUTÁGENOS Y CARCINÓGENOS  EN BOCA

Evitar el ácido malónico de las comidas constituye la primera regla para curar una enfermedad degenerativa. El ácido malónico se acumula en los tumores. No se ha encontrado ningún tumor que no lo contuviera en más de 1000 casos.Esto significa que el ácido malónico es un común denominador de los tumores. ¿Qué está haciendo allí?

Los investigadores del cáncer han pasado cien años o más buscando la causa directa del crecimiento de los tumores. Sospechaban que se trataba de un producto químico. No se pudo imaginar que la responsable era una combinación de productos químicos.  Y que algunos de ellos eran provistos por el propio organismo. El grado de complejidad no se podía investigar mediante la química tradicional.

Sólo la bioquímica del Syncrometro de la Dra. Hulda Clark, que es electrónica, tiene la velocidad y la precisión que permiten volver a los interrogantes fundamentales que ya se plantearon hace cien años: ¿Qué es lo que hace diferentes a los tumores? ¿Qué es lo que los hace únicos? ¿Qué tienen en común? El problema: ¿es químico, biológico o es una cuestión de física?

Las respuestas a estas preguntas habrían llevado, con seguridad, a la prevención y la cura de los tumores. Ahora que ha llegado la tecnología del Syncrometro, se puede ver claramente cómo está involucrado el ácido malónico. Para comprender el papel del ácido malónico y el daño que produce, es necesario que comprendamos las bases del metabolismo.

X

Su metabolismo

Nosotros obtenemos energía de la comida que ingerimos oxidándola, y la mayor parte de la energía se puede guardar como combustible de reserva: al que llamamos trifosfato de adenosina (ATP, por sus siglas en inglés).

Tomar energía de una molécula de alimento significa que se le ha quitado un electrón; pronto, un átomo de oxígeno cercano se hará presa de él. El intenso calor es lo que hace que esto suceda en el caso de la quema de combustible. Sin embargo, en una célula viva, son las enzimas las que producen la remoción de los electrones.

La primera parte del metabolismo alimenticio de nuestras células se llama glicolisis.Varias enzimas se aproximan a una molécula de alimento, como la glucosa (azúcar), quitándole los electrones y, finalmente, la cortan por la mitad.Se produce ácido pirúvico (piruvato).

De esta manera, el alimento se ha preparado para la segunda parte del metabolismo, al que se llama ciclo de Krebs.

X

 El ciclo de Krebs, la segunda parte del metabolismo de los alimentos.

En su conjunto, a las partes primitiva y avanzada del metabolismo de los alimentos se les llama respiración.Es la razón por la que respiramos; debemos tomar el oxígeno necesario para el ciclo de Krebs.

X

Acido Malónico

Cuando a nuestras células, accidentalmente, se hace llegar ácido malónico (veneno), inhibidor de la respiración, las células lo confunden con ácido succínico, porque las moléculas son “parecidas”.

Pero, por supuesto, la enzima que está intentando llevarse a uno de sus electrones, se ve severamente sorprendida.  Los electrones no están en el lugar correcto. El ciclo de Krebs se atasca. Y, puesto que cada uno de los pasos depende del paso anterior, se atasca también toda la cadena del metabolismo, llamada respiración.

Se supo en 1909 que el ácido malónico es un severo inhibidor respirator

X

ácido succínico                ácido malónico

 X

El ácido malónico engaña a nuestras enzimas, las que piensan que se trata de ácido succínico

Cuando un inhibidor respiratorio bloquea al ciclo de Krebs, las células entran inmediatamente en crisis.

En enfermedades degenerativas, la célula tumoral consume todo lo que tenga cerca como combustible: baja el nivel de azúcar en sangre, baja el nivel de grasas en sangre, se consumen las proteínas musculares. El paciente se consume. Y, a pesar de toda esta actividad, no hay energía ni calor corporal suficiente.

En las décadas siguientes, se descubrieron numerosos inhibidores respiratorios adicionales al ácido malónico y al uretano.

Como la antimicina A, fabricada por la Streptomyces griseus.

Se descubrieron la rotenona (un veneno de los peces y, hoy, un pesticida común) y el ácido maleico, otra sustancia no biológica.

Es difícil imaginar (sólo la tecnología del Syncrometro lo ha revelado) que estamos inundados en ácidos malónico y maleico, uretano, rotenona y antimicina A, y no por uno de ellos, ¡sino por todos!

Inundados de ácido malónico porque lo producen nuestros 2 gusanos parásitos más grandes, Fasciolopsis y Fasciola, y por las larvas de las tenias. Todos los tenemos en abundancia. Y está en nuestras comidas. Probablemente estemos comiendo mucho más ácido malónico ahora que en el pasado.

Hay productos con los que se fumiga que dan positivo en la prueba de ácido malónico. Casi todos los productos del supermercado se someten a fumigación con algo y, por lo tanto, se hace llegar su inhibidor respiratorio a los desdichados consumidores.

Aunque se puede eliminar de la mayoría de los productos lavándolos 2 veces con agua muy caliente, algunos productos requieren más.

Los científicos han estudiado intensamente al ácido malónico, también llamado malonato, aunque sin sospechar jamás su verdadera significación para los seres humanos.

Otras fuentes de ácido malónico

En cuanto la Dra. Clark identificó al ácido malónico como denominador común de todos los tumores, se puso a buscarlo por todas partes.

En primer lugar, descubrió que el ácido malónico está presente dondequiera que se encuentre una etapa de tenias. Después, lo encontró en alimentos.

Posteriormente, descubrió que salía ácido malónico del plástico de las prótesis dentales.

Salía de todas sus variedades: de los composites, cerámicas y porcelana.

Posiblemente, porque todos ellos contenían algo de acrilato. Hace poco, aprendió que nuestro metabolismo convierte al ácido acrílico en ácido malónico. Además, el acrilato se produce por el calentamiento de aceites no saturados. Esto, también, se convierte en malonato.

Otra fuente fue, simplemente, como contaminante. El malonato es tan omnipresente como contaminante, estando presente en los alimentos, los medicamentos, los antisépticos y otros productos del cuerpo.

El Syncrometro lo detecta permanentemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


María Teresa Conejo Ortiz – Terapeuta especializada en la Terapia Clark

Soy Naturópata y Terapeuta Clark, después de haberme especializado desde hace 8 años especificamente en esta terapia, he comprobado su eficacia en la mayoría de mis pacientes, dentro de España como fuera de ella, en Europa (Francia, Inglaterra...)

Para recibir una notificacion vía E-mail de mis nuevos artículos ingrese su correo aquí: